RADIACIÓN SOLAR

El Sol genera energía mediante reacciones nucleares de fusión que se producen en su núcleo. Esta energía recibe el nombre de radiación solar, se transmite en forma de radiación electromagnética y alcanza la atmósfera terrestre en forma de conjunto de radiaciones o espectro electromagnético con longitudes de onda que van de 0,15 μm a 4 μm aproximadamente.

La radiación solar sobre la superficie terrestre tiene variaciones temporales, siendo unas aleatorias, como la nubosidad, y otras previsibles, como son los cambios estacionales o el día y la noche, provocadas por los movimientos de la Tierra.

Para facilitar su estudio, la radiación solar sobre un receptor se clasifica en tres


figura 14

componentes: 

Radiación directa: Es la radiación recibida desde el Sol, sin que sufra desviación alguna en su camino a través de la atmósfera. 
Radiación difusa: Es la radiación solar que sufre cambios en su dirección, principalmente debidos a la reflexión y difusión en la atmósfera. 
Albedo: Radiación directa y difusa que es reflejada por el suelo u otras superficies próximas.
La suma de todas las radiaciones descritas recibe el nombre de radiación global que es la radiación solar total que recibe la superficie de un receptor y por lo tanto la que nos interesa conocer y cuantificar.



Para cuantificar la radiación solar se utilizan dos magnitudes que corresponden a la potencia y a la energía de la radiación que llegan a una unidad de superficie, se denominan irradiancia e irradiación y sus definiciones y unidades son las siguientes:
  • Irradiancia: potencia o radiación incidente por unidad de superficie. Indica la intensidad de la radiación solar. Se mide en vatios por metro cuadrado (W/m2).
  • Irradiación: integración o suma de las irradiancias en un periodo de tiempo determinado. Es la cantidad de energía solar recibida durante un periodo de tiempo. Se mide en julios por metro cuadrado por un periodo de tiempo (J/m2 por hora, día, semana, mes, año, etc., según el caso).
En la práctica, dada la relación con la generación de energía eléctrica, se utiliza como unidad el W·h/m2 y sus múltiplos más habituales kW·h/m2 y MW·h/m2.

La estimación de la irradiación anual que incide sobre los generadores fotovoltaicos comporta varios pasos:
1) La radiación global incidente sobre una superficie horizontal, Ga (0).
Se hace por el sencillo procedimiento de suponer que coincide con el valor medio medido
tabla 15

en el pasado, a lo largo de un número suficiente de años. Son diversas las entidades u organismos que miden la radiación solar y publican los resultados, en forma de atlas o bases de datos que contienen un valor para cada mes del año. Personalmente, recomiendo utilizar una sola base de datos, para evitar divergencias en los resultados. En mi caso utilizo habitualmente, la base de datos de la NASA (NREL), que, no siendo la más exacta, contiene los datos de radiación de todo el planeta.

Como ejemplo, se presenta el caso de Bogotá (Colombia), donde se observan las diferencias de radiación global horizontal diaria (en kwh/m²), por medias mensuales.


2) La estimación de la irradiación global diaria sobre una superficie inclinada Ga opt).

Se puede calcular el valor medio anual de la irradiación global diaria sobre una superficie inclinada, con fórmulas sencillas, partiendo de los valores medios anuales de la irradiación global diaria horizontal [Gda (0º)] de la tabla 15, utilizando como datos de partida la latitud de la localidad y la inclinación óptima (βopt) de la superficie del generador.
La irradiación global anual que se obtiene sobre la superficie con inclinación óptima y acimut cero es:
Gaopt): valor medio anual de la irradiación global sobre superficie con inclinación óptima (kW·h/m²)

Ga(0º): media anual de la irradiación global horizontal (kW · h/m²)

βopt: inclinación óptima de la superficie (º)


3) Factor de irradiación (FI)
Siempre que sea posible se debe orientar la superficie del generador de forma óptima (α = 0º y βopt). Sin embargo este requisito no siempre se puede cumplir. Pueden condicionar la orientación de la superficie, la integración arquitectónica, la resistencia al viento, la acumulación de nieve, etc.
Para considerar estas pérdidas, debidas a la inclinación y orientación no óptimas, se aplica un coeficiente de reducción de la energía denominado factor de irradiación (FI) y que se calcula con las expresiones siguientes:


FI: factor de irradiación (sin unidades)

β: inclinación real de la superficie (º)

βopt: inclinación óptima de la superficie (º)
α: acimut de la superficie (º)


4) Estimación de la irradiación anual incidente sobre la superficie inclinada real G(α, β)

La irradiación sobre la superficie con inclinación y acimut no óptimos se calcula multiplicando la irradiación sobre la superficie con inclinación óptima por el factor de irradiación:
Ga(α, β) = FI · Gaopt)
Ga(α, β): valor medio anual de la irradiación global sobre superficie con inclinación y acimut no óptimos (kW · h/m²)
Ga(βopt): valor medio anual de la irradiación global sobre superficie con inclinación óptima (kW · h/m²) y acimut cero.
FI: factor de irradiación (sin unidades)
HORAS SOL PICO (HSP)
Para facilitar el proceso de calculo en las instalaciones fotovoltaicas, se emplea un  oncepto relacionado con la radiación solar, que simplifica el cálculo de las prestaciones energéticas de este tipo de instalaciones, son las “horas sol pico” (HSP).
Se denomina HSP al número de horas diarias que, con una irradiancia solar ideal de 1000 W/m² proporciona la misma irradiación solar total que la real de ese día. Este concepto se explica gráficamente en la Figura 16.

Es decir, si se dispone de los datos de irradiación solar de un determinado día y se divide entre 1000, se obtienen las HSP. Se puede deducir fácilmente que si los valores de radiación solar disponibles están expresados en kWh/m2, coinciden numéricamente con los que resultan al expresarlos en HSP.


Las horas sol pico, nos van a ayudar a conocer la energía disponible, y poder calcular el campo fotovoltaico necesario, una vez conozcamos los consumos y las perdidas del sistema, así como otros factores, que trataremos más adelante.








Deja un comentario